Batalla de vino en la rioja

fiesta del vino

La Rioja tiene entre sus actividades más llamativas la tradicional batalla del vino, aunque nació como consecuencia de la verdadera festividad que se celebra ese día, se ha consolidado como una de las actividades que por cultura de la región se hace anualmente.

La actividad se realiza el 29 de junio día de la festividad de San Pedro en la ciudad de Haro en La Rioja. Fue bautizada batalla del vino por que se usa ese líquido para hacer una batalla campal en el Haro donde nadie sale sin quedar morado y empapado de vino.

El motivo de la peregrinación hacia este lugar cada 29 de junio, más allá de participar en la batalla, es visitar la ermita construida en los riscos hacia el siglo XVIII, la cual se construyó en el mismo lugar donde vivió y murió Felices de Bilibio, considerado anacoreta, es decir, fue una persona que se retiró a este lugar para entregarse a la oración y la penitencia, convirtiéndolo con los años en lugar de peregrinación.

Cómo se hace la batalthla del vino

Desde temprano en la mañana los asistentes se preparan con camisetas blancas y pañuelos rojos para empezar el ascenso a los Riscos de Bilibio cargados de las botellas de líquido e instrumentos que utilizarán para la batalla del vino, una vez se asciende muchos empiezan a arrojarse vino con botas, botellas, pistolas de agua y cuanto elemento encuentran empapando a todo el que vaya camino a la batalla.

Cerca de las nueve de la mañana el regidor de la ciudad, autoridad durante el festejo, inicia una comitiva a caballo hasta llegar a la ermita de San Felices de Bilibao donde se celebra una misa y se dispara un cohete dando inicio a la batalla.

Tras el cohete empieza oficialmente la batalla del vino donde todos los asistentes vacían sus botellas en sus compañeros, al ser de color blanco estas terminan moradas y los asistentes totalmente mojados por el rest de

Al momento de acabar con el vino las personas se dispersan para almorzar en el sector y luego descender al Haro, donde se dirigirán hacia la plaza de toros, lugar en el que sueltan varias reses bravas para el entretenimiento del mojado público.

Batalla del vino, tradición que no gusta a todos

En la actualidad es difícil hablar de la peregrinación a la ermita de San Felices de Bilbao sin la batalla del vino, sin embargo en sus inicios muchas personas desaprobaban la actividad considerándola desagradable, por lo general eran las mujeres quienes más padecían con la actividad pues terminaban con sus trajes manchados de este líquido.

Durante algunos años no fue bien visto e incluso hizo que disminuyera la afluencia de personas a la peregrinación, pero años después se posicionó como una actividad propia de la celebración de ese día por lo que la gente volvió a asistir ahora con el objetivo de participar y no se solo víctimas de la diversión de otras evidenciadas en las manchas de vino en la ropa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *